El potencial de fraude es siempre un riesgo que no se puede ignorar cuando se trata de realizar transacciones digitales. Si bien es solo una faceta de la ciberseguridad, el proceso de autenticación electrónica es la primera línea de defensa, al permitir determinar si un usuario es quien dice ser. 

Existen múltiples tecnologías de autenticación, desde contraseñas hasta huellas digitales, para confirmar la identidad de un usuario antes de permitir el acceso. Una combinación de diferentes tipos de autenticación proporciona una capa de protección contra posibles amenazas y evita fallas de seguridad.

¿Qué es la autenticación digital?

El término autenticación se refiere al proceso que permite la identificación electrónica de una persona, y puede confirmar el origen y la integridad de los datos. El propósito general de la autenticación es reducir la posibilidad de fraude, especialmente en el caso de que una persona tergiverse deliberadamente su identidad o mediante el uso no autorizado de las credenciales de otro individuo.

El proceso de autenticación digital presenta un desafío técnico debido a la necesidad de validar personas o entidades individuales de forma remota a través de una red. Su nivel de seguridad depende del tipo, los factores utilizados y el proceso de autenticación aplicado.

Importancia de la autenticación digital

La carga de las transacciones fraudulentas recae sobre las personas, las empresas y las instituciones financieras con pérdidas que resultan en costos que se transmiten a los consumidores. La autenticación es un medio para proteger las transacciones en línea, junto con su remitente o destinatario, de ser víctimas de fraude.

La autenticación es importante porque permite a las organizaciones mantener sus redes seguras al conceder que solo los usuarios autenticados accedan a sus recursos protegidos, que pueden ser sistemas informáticos, redes, bases de datos, sitios web y otras aplicaciones o servicios basados ​​en la red.

¿Cómo se autentica digitalmente?

Al autenticar a un usuario en línea, hay tres categorías de factores que pueden usarse. Estas categorías de factores son:

  • Factores de conocimiento: estos incluirían la contraseña de un usuario, la frase de contraseña, el número de identificación personal (PIN) o una respuesta de desafío donde el usuario debería responder una pregunta de seguridad preseleccionada.
  • Factores de propiedad: estos incluirían algo de lo que el usuario tenga posesión, como una tarjeta bancaria, un token de contraseña única de hardware o software (OTP) o un teléfono celular.
  • Factores de herencia: estos factores se relacionan con algo que un usuario es o hace, e incluyen identificadores biométricos como reconocimiento facial, de huellas dactilares o de patrones retinianos junto con otros identificadores de rasgos personales.

En definitiva, el uso en aumento de los canales digitales para diversas transacciones entre organizaciones, consumidores y trabajadores exige contar con formas para proteger la identidad y asegurar la autenticidad de los firmantes. Como queda demostrado, la autenticación digital hoy en día es necesaria en muchas de las áreas de las empresas.

Herramientas como la firma electrónica que ofrece Viafirma te ayudarán a mejorar la seguridad en tu empresa.

Para conocer más de nuestros servicios, ¡contáctanos!

COMIENZA A USAR LA FIRMA DIGITAL EN TU COMPAÑÍA

Disfruta de los beneficios de la firma electrónica

Más información sobre nuestros servicios