Las relaciones empresariales entre compañías de distintos países son habituales en un entorno globalizado. Sin embargo, la gestión documental de estas puede ser algo incómoda si no se dispone de los recursos necesarios, como es el caso de la firma digital a distancia.

Muchas empresas miran cada vez más a otros países para su crecimiento, siendo Colombia uno de los países de Latinoamérica en los que suelen fijarse. Por otra parte, las empresas colombianas también sienten la necesidad de explorar otros mercados. Estos procesos suelen tener cierta complejidad, por lo que la agilidad es un factor clave para su éxito. Es ahí donde la firma electrónica a distancia tiene mucho que aportar.

Colombia y los negocios internacionales

Colombia es un país atractivo para los negocios internacionales, así lo afirmó Matthew Swift, cofundador y CEO de Concordia, una organización sin ánimo de lucro dedicada a impulsar alianzas público-privadas. Swift ve a Colombia con potencial para liderar los negocios en América Latina y alaba las acciones que se están haciendo al respecto por parte del Gobierno, fomentando la conversación público-privada para la atracción de inversión extranjera.

Estas declaraciones no hacen más que reafirmar lo que expresan algunas cifras. Según el Banco de la República, en el primer trimestre de 2020 los flujos de inversión extranjera directa (IED) alcanzaron los 2.913 millones de dólares estadounidenses, lo que supuso un crecimiento del 29 % respecto al primer trimestre de 2019. Los sectores no minero energéticos representaron el 47% del capital extranjero que llegó a Colombia en ese período de tiempo.

Estos números continuaban con la inercia marcada a lo largo del año 2019, cuando la IED marcó uno de sus mejores registros recientes, creciendo un 25.6% respecto al año anterior, con las inversiones estadounidenses y españolas a la cabeza. 

Una tendencia positiva que se vio algo truncada los meses posteriores como consecuencia de la crisis sanitaria. Si analizamos el comportamiento de la IED en los 5 primeros meses de 2020, observamos un ligero descenso del 8.3%. Un descenso especialmente pronunciado en el sector del petróleo y la minería.

Aún así, Colombia se muestra como un lugar propicio para los negocios más allá de sus fronteras. Sin ir más lejos, en la Macrorrueda de Negocios 80 de ProColombia se realizaron negocios internacionales por valor de 83 millones de dólares estadounidenses. Un evento celebrado en marzo de manera virtual que acogió a unos 1.300 empresarios y que demostró que Colombia sigue muy activa en este tipo de actividad empresarial. 

Firmar a distancia en negocios internacionales

Qué aporta la firma electrónica remota a los negocios internacionales

Dentro de este entorno empresarial con actividades que trascienden los límites del país, contar con la firma digital puede llegar a proporcionar una ventaja competitiva que marque la diferencia respecto a otras empresas con los mismos objetivos que la nuestra.

Hasta no hace mucho, llegar a acuerdos de negocio internacionales solía implicar viajar a otros países, y muchos de estos viajes tenían como meta la firma de acuerdos y contratos de diversa índole. La sobrecargada agenda de los altos directivos que tenían que materializar esta rúbrica ralentizaba en muchas ocasiones el cierre de los tratos. Esto suponía un riesgo, puesto que durante ese tiempo muerto alguna de las partes podría echarse atrás o encontrar a otro socio o cliente.

Con la firma electrónica podemos eliminar fácilmente estos inconvenientes, puesto que se pueden firmar estos documentos desde cualquier punto del planeta y en cualquier momento, ahorrando, además, los gastos derivados de los desplazamientos y haciendo más sencillo hacer negocios en situaciones en las que la movilidad esté reducida, como ha ocurrido recientemente,

Otro beneficio a tener en cuenta para decantarnos por la firma digital a distancia a la hora de internacionalizarnos, es que este proceso suele ir acompañado de una mayor complejidad en lo que a su gestión documental se refiere, puesto que tendremos que entablar relaciones con instituciones y organismos públicos de otros países.

La firma electrónica colabora en la optimización de este proceso documental gracias a su naturaleza paperless. Con ella, los documentos siempre permanecerán debidamente almacenados, fáciles de buscar, protegidos frente a cualquier incidencia (accidental o intencionada) y actualizados.

Esta protección de los documentos a la que hemos hecho mención se basa en las fuertes medidas de seguridad digital que son inherentes a la firma digital. Un documento firmado electrónicamente asegura con total fidelidad la autoría del firmante, impidiendo su falsificación y su alteración con posterioridad a la firma.

Viafirma para la firma a distancia

Desde Viafirma ofrecemos a los usuarios una completa suite de soluciones con las que poder efectuar la firma digital y en remoto de documentos para los negocios internacionales. Tan sencillo como redactar el documento, dar forma a la política de firma, es decir, definir qué tipo de evidencias exigir para que se gestione, y enviar a la persona o personas que deban firmarlo.

Por su parte, los responsables de materializar la firma también podrán disponer fácilmente del documento simplemente con utilizar el portafirmas digital, facilitando en gran medida el proceso y agilizando los flujos de firma, si es que hay alguno definido por parte de quien ha dado forma al documento.

Para el caso de la firma electrónica a distancia que requiera del uso de un certificado digital, es muy útil nuestra solución de firma centralizada o en la nube, que los almacena y gestiona de una forma segura, permitiendo con ello su uso independientemente del dispositivo que estemos usando, cumpliendo así con el principio de neutralidad tecnológica, y aportando además independencia geográfica y temporal.

Podemos terminar este artículo reafirmando la necesidad de la firma digital para la internacionalización empresarial, marcando notablemente la diferencia con empresas competidoras que se encuentren menos avanzadas en su proceso de transformación digital. Unos negocios internacionales que han encontrado en Colombia una de sus ubicaciones más prósperas y con futuro.